EL ESCUDO EPISCOPAL

/EL ESCUDO EPISCOPAL
EL ESCUDO EPISCOPAL 2017-07-26T08:28:17+00:00


escudo_obispoEl Obispo de San Cristóbal de La Laguna, D. Bernardo Álvarez Afonso, cuenta con su propio escudo heráldico, que se ha realizado conforme a sus ideales personales y a los proyectos de su episcopado. Este escudo será el “sello” oficial que garantizará la firma del nuevo Obispo Nivariense en todos sus documentos pontificales desde la toma de posesión en adelante
.

El escudo tiene hechura de rectángulo en vertical, redondeado en la base, con punta o barba central, y cuartelado en su conjunto. Los dos cuarteles superiores se dedican a la identidad cristiana del nuevo Obispo, que, como todo buen canario, concede una especial relevancia a la devoción mariana, recibida de la inicial educación materna.

En este caso, el primer cuartel, en campo de oro lleva la imagen de la Virgen María con el Niño, en la tierna advocación de “Madre del Buen Consejo”, icono que gozó siempre de la predilección de Don Bernardo desde sus tiempos de estudiante y bajo cuyo patrocinio coloca su ministerio episcopal.

En el otro cuartel superior, en campo de gules, destacan las llaves cruzadas de San Pedro en oro, enlazadas por un cordón con borlas también de oro; explica el nacimiento de Don Bernardo a la fe, por su bautismo y educación cristiana en la parroquia de San Pedro Apóstol de Breña Alta, así como la memoria del día de su nombramiento episcopal (29 de junio) y su firme amor filial a la Iglesia.

Los dos cuarteles inferiores, dedicados a su identidad familiar, muestran los blasones patronímicos del nuevo Obispo: Álvarez y Afonso, apellidos procedentes de Asturias y Portugal, ampliamente reconocidos en Canarias.

Por eso, el tercer cuartel, en campo de gules trae una estrella de cinco puntas en plata, y el cuarto cuartel, en campo de plata, trae un pino de sinople, rodeado de siete corazones de gules, colocados tres, dos y dos.

Por último, se utiliza la barba del escudo para mostrar en campo de azul -océano- el contorno geográfico característico de las islas Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro, que constituyen el territorio jurisdiccional de la Diócesis. Es la expresión de aquel amor a la Iglesia de Cristo, que aquí, enraizada en estas islas, constituye, como Iglesia diocesana, la comunidad de creyentes que se le encomienda al nuevo Obispo, y que éste se propone amar, pastorear y servir en la fe, “haciéndose todo a todos”, como reza su lema.

Completan  el   conjunto  heráldico   las   insignias   pontificales   de   los Obispos: el timbre del sombrero con forro y borlas verdes, el báculo y la mitra, y la cruz episcopal trebolada en oro. El lema está extraído de la Primera Carta de San Pablo a los Corintios, capítulo nueve, versículo 22.